Casa Productos Y Tecnicas Control de la corrosión del hormigón armado

Control de la corrosión del hormigón armado


Las estructuras de hormigón armado envejecen. Básicamente, su deterioro se debe a la corrosión de las armaduras y se produce cuando el hormigón pierde su capacidad para proteger el acero. Los contaminantes externos que están presentes en el aire o en el agua penetran a través de las microporosidades del hormigón. Al cabo de un tiempo, la naturaleza química del hormigón de las zonas cercanas a la armadura sufre una serie de cambios y su pH desciende. La corrosión aparece en el momento en que la humedad ambiente penetra hasta el acero.

Las soluciones Foreva® permiten controlar el avance de la corrosión en las armaduras de las estructuras de hormigón armado en todas sus fases evolutivas:

-
conservando un medio protegido en torno a la armadura,
-
deteniendo el proceso de inicio de la corrosión en las armaduras,
-
impidiendo de un modo duradero el avance de la corrosión, tras la reparación de los daños estructurales que haya provocado.

Las soluciones Foreva® actúan en la zona que rodea al acero o directamente sobre las armaduras:

-
tratando el paramento para ralentizar o detener la penetración de contaminantes antes de que alcancen las armaduras,
-
descontaminando el revestimiento para sustituir el acero en un medio protegido,
-
protegiendo el acero mediante un procedimiento electroquímico que permite detener la corrosión sin actuar sobre el avance de la contaminación.
   

Foreva® GP Zinc










Ámbitos de actividad:

Puentes y obras de ingeniería civil, presas
Edificios públicos
Edificios privados
Estructuras en plantas industriales
Estructuras marítimas y fluviales
Estructuras de ingeniería civil hidráulica
Tuneles y bóvedas
Monumentos antiguos